El pañal se deja, “No se quita”

El control de esfínteres no entiende de edades ni de prisas, es un proceso natural e individual donde el niño es el que va marcando sus propios ritmos, siendo el protagonista del proceso según su desarrollo, su madurez neurológica y afectiva.

ATENTOS A LAS SEÑALES

Debemos  estar atentos a las señales del niño para facilitarle en lo posible este proceso una vez iniciado, ya qué estas son las que van marcando los ritmos que debemos seguir.

Hay que preparar un ambiente cálido,  no debemos forzar situaciones ni enfadarnos, todo lo contrario, hay que mostrarle paz y serenidad para que le haga sentir seguro.

SEÑALES

Bebé leyendo en el orinal
  1. Rechaza los cambios de pañal.
  2. Se da cuenta que acaba de hacerse caca o pipí y lo dice.
  3. Intenta quitarse el pañal.
  4. Cuando lo vas a cambiar, el pañal está seco después de un largo periodo de tiempo.
  5. Avisa antes de que va a hacer pipí o caca.
  6. Se interesa cuando otros van al baño e imita la acción.
  7. Entiende órdenes sencillas.

NO DEBEMOS

  • Premiar: los niños deben vivir el control de esfínteres como algo natural, algo suyo, no algo motivado por recompensas externas.
  • No enfadarnos: hacerse pis o caca encima es lo más normal del mundo en este proceso, anímale con cariño a recoger y cambiarse de ropa para que se sienta cómodo. Debemos tener paciencia y retirar de manera progresiva el apoyo hasta que lo puedan hacer sin ayuda.
  • No obligar a permanecer sentado en contra de su voluntad.
  • Hay que empezar por la caca, o por el pipí. Cada uno decidirá cómo, dónde y cuándo empezar. Algunos prefieren empezar por la caca porque es más fácil anticiparse, pero otros viven mal desprenderse de algo que consideran parte de su cuerpo y debemos respetarlo.
  • Ponerle el pañal en el coche por si se hace pipí. Esto confundirá al niño, es mucho mejor utilizar empapadores en esta situación.

 

PROCESO

  • Esperar con paciencia a que el niño se suba y baje el pantalón, esto le dará autonomía. Lo mismo con el pañal, si es tipo braguita es mejor para que sea más sencillo
  • A los primeros signos de madurez, invitarle en los cambios de pañal a sentarse en el orinal para ver si hace caca o pipí.
  • Establecer rutinas en casa. Cuando el niño comienza a hacer pipí o caca en alguna ocasión en el orinal, podemos establecer una rutina diaria donde invitemos y recordemos al niño a ir al baño en algunos momentos del día.
  • Preparar un ambiente tranquilo y adaptado en el baño que le permita hacer las cosas por sí mismo como por ejemplo que el orinal esté a su alcance.
  • Si detectamos que está preparado y comenzamos con el proceso, avisar a su educadora para trabajar conjuntamente.